Santa María Park nace como un espacio arquitectónico sostenible teniendo como base un análisis anual de incidencia solar y de sombra en Panamá. Las plantas son abiertas para no obstaculizar la luz natural, y las ventanas son herméticas, hechas con vidrio de alto desempeño con propiedades de aislamiento térmico y acústico que permite que la luz entre, pero no el calor.